Los números provisionales de ruegos de voto avanzan una nueva sangría en el voto desde el extranjero

De los casi dos millones de votantes residentes fuera de España tan solo el 8,08 % ha podido solicitar su voto. Más del 90% de los españoles residentes en el exterior se quedarán sin votar el 26J

votarparavolver
10 junio, 2016

Los datos prevén el drama ya anunciado: las elecciones generales del 26 de junio volverán a suponer una sangría para el voto desde el extranjero con cifras récord de baja participación. Con los primeros datos provisionales ofrecidos por la Oficina del Censo se confirma que se han realizado un total de 155.165 solicitudes de voto por parte de los electores CERA residentes en el extranjero, lo que representa tan solo un 8,08% del total de los casi dos millones de españoles que viven fuera de nuestras fronteras.

Pese a que se han registrado 4.104 ruegos más con respecto al 20D, el porcentaje tan solo aumenta en 0,03 décimas, ya que también ha crecido el número de electores residentes en el extranjero desde las anteriores elecciones, pasando de 1.864.604 a 1.919.712, lo que supone un aumento de 55.108 personas.

Hay que recordar que en las pasadas elecciones del 20 de diciembre, de ese 8,03% tan solo poco más de la mitad de los electores, el 4.74%, pudo ejercer su derecho al voto, principalmente por la no llegada a tiempo de las papeletas o porque la documentación electoral llegaba incompleta. Si esta vez no se amplían los plazos para la recepción de las papeletas, y teniendo en cuenta que la junta electoral central (JEC) ha permitido el retraso del envío de las papeletas por parte de las oficinas provinciales del censo, podemos prever una nueva sangría en el voto de los españoles que viven en el extranjero.

Estos datos, además, no incluyen las solicitudes realizadas por los electores temporalmente en el extranjero y agrupados en el registro ERTA, que deben solicitar el voto presencialmente en el consulado y cuyas papeletas deben ser enviadas y devueltas a España a menudo en plazos inferiores a 15 días. En las pasadas elecciones de diciembre un total de 11.251 personas solicitaron el voto por esta modalidad.

Desde que en 2011 PP, PSOE, CiU y PNV aprobaran la introducción del voto rogado la participación entre los emigrantes españoles ha sufrido un gran retroceso pasando de cifras superiores al 30% en el 2008, a tan solo un 4,7% en 2015. Además de las dificultades propias de un proceso complicado y poco efectivo, los electores en el extranjero se encuentran con todo tipo de problemas para ejercer su derecho al voto, especialmente la inaccesibilidad de los consulados, la falta de información institucional y el escaso tiempo para el envío y la devolución de las papeletas.